Marcha por Silvia Suppo ¡Esclarecimiento y Justicia!

lunes, 13 de febrero de 2012

Repudian al Colegio de Abogados por no tratar la quita de matrícula a Amelong

Organismos de derechos humanos repudiaron ayer la decisión del Tribunal de Etica del Colegio de Abogados de Rosario de postergar por 15 días la decisión de suspenderle la matrícula profesional el represor Juan Daniel Amelong, condenado en dos oportunidades por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

La decisión del Tribunal de Etica de la institución, que fue adoptada anteayer con la presencia del propio Amelong, quien llegó a los Tribunales Provinciales de Rosario desde Campo de Mayo, donde cumple prisión, permitió que el abogado y militar retirado pueda ejercer la profesión al menos hasta que el organismo defina la situación.

"Que este asesino pueda seguir siendo un abogado colegiado es repugnante y vergonzoso", dijo ayer Daniela Asinari, abogada de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y querellante en juicios por delitos de lesa humanidad que se llevan adelante en Rosario.

"Parece que para miembros de ese tribunal ser un asesino, ladrón de bebés, genocida y torturador no violentaría la ética y el decoro de la profesión", agregó la letrada.

Por su parte, desde la agrupación Hijos Rosario condenaron también la determinación del Tribunal de Etica del Colegio de Abogados.

"Esperábamos menos vueltas para resolver una cuestión que debería ser muy clara para los hombres del derecho, como es apartar a un genocida de su colegio", sostuvo Gerardo Fernández, militante de esa organización.

La abogada de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Ana Oberlin, dijo que "es hora de que el colegio tome una actitud muy clara en relación a la contradicción trascendente de que una persona que está condenada por delitos de esa gravedad puede ejercer una profesión que tiene como valor supremo la búsqueda de justicia".

Oberlin destacó además "la gravedad" que supone que el ex teniente Amelong pueda ejercer la abogacía, atento a que en un juicio al que fue sometido el año pasado en la ciudad entrerriana de Paraná, solicitó "la autodefensa".

"Se produce un choque, porque por un lado al ejercer su defensa tenía derecho a interrogar a los testigos, y es muy intimidatorio que lo haga la misma persona que está acusada de cometer los delitos", explicó.

El directorio del Colegio de Abogados local había cancelado en agosto pasado la matrícula de Amelong con el argumento de que no cumplía con "los estándares mínimos para el ejercicio de la profesión en forma decorosa".

Medida cautelar.El 28 de diciembre de 2011 el Tribunal de Etica de esa institución suspendió "provisoriamente como medida cautelar hasta el 10 de febrero" la matrícula del represor luego de que la Cámara de Apelaciones Penal de la Justicia santafesina —ante una apelación de Amelong— levantara con un fallo la suspensión de la matrícula decidida en agosto por el directorio del Colegio de Abogados.

El Tribunal de Etica volvió a reunirse anteayer, cuando vencía el plazo de la suspensión "provisoria" que pesaba sobre el condenado por delitos de lesa humanidad.

Sorpresivamente, el propio Amelong llegó al lugar junto a un abogado, recusó a seis de los integrantes del referido tribunal y pidió la nulidad de la suspensión de su matrícula dispuesta el 28 de diciembre pasado bajo el argumento de "prejuzgamiento".

La defensa de Amelong se basa en que si bien el represor fue condenado a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad, la sentencia aún no se halla firme porque fue apelada ante a Cámara de Casación Penal, que todavía no se expidió.

Amelong fue condenado el 15 de abril de 2010 por el Tribunal Oral Federal Nº1 de Rosario a prisión perpetua, a cumplirse en cárcel común, por los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada y aplicación de tormentos en 29 hechos, y por homicidio agravado por alevosía en 16 casos.

En tanto, el año pasado el teniente retirado de Ejército fue condenado por el Tribunal Oral de Paraná a 13 años de prisión por los delitos de sustracción y adulteración de identidad de un menor, por el caso de los mellizos de la militante desaparecida Raquel Negro.

7 comentarios:

  1. Desde lego es un tema que deberemos seguir. Ciertamente los Colegios de Abogados, últimamente tan cuestionados por su labor, si se erigen en guardianes de la deontología y ética profesionales pueden tener, al final su siti oen la sociedad, si no, serán solo limitadores de la libre competencia.

    ResponderEliminar
  2. ME GUSTARIA QUE TAMBIEN INVESTIGARAN AL ABOGADO HECTOR CERRUTI DE LA CIUDAD DE ROSARIO.EL MANEJABA LA POLICIA,TRIBUNALES,FONAVI ETC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. investigá todo lo que quieras, mi padre nunca tuvo cargos politicos, asesorate antes de hablar boludeces.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar