Marcha por Silvia Suppo ¡Esclarecimiento y Justicia!

viernes, 8 de abril de 2011

Artistas realizaron un mural por la Memoria pero a poco de concluido fue agraviado

Un grupo de artistas locales realizó un mural en el marco de la Semana de actividades por Memoria, Verdad y Justicia “A un año del asesinato político de Silvia Suppo”. Semana que fue coordinada por diversas organizaciones sociales, políticas y culturales de la ciudad de Rafaela y que se realizó entre los días 21 y 29 de marzo pasado. Dicho mural fue agraviado el viernes 1 de abril, apenas un par de días de haberse finalizado.

Conceptualmente el mural representa el sol que ilumina, crecimiento y esperanza a través de un fondo de paisaje agreste, en verde y amarillos.

Lo agreste simboliza un nuevo comienzo como sociedad. Sobre este fondo se realizaron esténciles (como registro, repetición, igualdad) con el rostro de una niña y un niño (repetición de estos esténciles como símbolo de las nuevas generaciones).
 
En la frente de cada unx de estxs ninxs se escribieron palabras que significan, genéricamente, violación a todos los derechos humanos: Olvido - Ausencia -Indiferencia -Injusticia - Violencia - Discriminación - Represión - Abuso - Desigualdad - Mentira - Negación - Desaparición.

La frase “Nunca Más” aparece en el centro de la escena debajo de las caras de Silvia Suppo y Julio López. Dicha frase es un símbolo, instalado en la sociedad desde los años 80 con el regreso a la democracia que expresa, en dos palabras, el repudio de gran parte de la sociedad argentina por los crímenes de lesa humanidad ocurridos en nuestro país en el llamado Proceso de Reorganización Nacional. Dos palabras que con el tiempo trascendieron su origen para instalarse como representativas de todo aquello que no debe suceder 

No sabemos quién o quiénes lo han borrado. No sabemos quiénes consideraron indigno defender Derechos Humanos básicos. Sólo decimos que quienes propiciaron la vejación de este mural fomentan -por temor, prejuicio o convicción-, una  sociedad en la que se privilegia el abuso sobre lxs más débiles. Sostenemos que  acciones como éstas perpetúan la cadena de silencio y complicidad que mantiene vigente el mismo aparato represivo que no sólo actúa sobre aquellas personas que como Silvia Suppo y Julio López se atrevieron a denunciarlo, sino que condena a muchísimos seres humanos a sobrevivir –que no es lo mismo que vivir- en un mundo indiferente, injusto, e inhumano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada