Marcha por Silvia Suppo ¡Esclarecimiento y Justicia!

domingo, 14 de octubre de 2012

El represor Scortechini vive en otra casa fijada para la prisión domiciliaria


El represor se toma sus libertades
El colectivo de Ex Presos Políticos y APDH fue a la Justicia Federal, y el fiscal le pidió al Tribunal Oral Federal II que constate el cumplimiento de la detención. "El genocida podría ser remitido al penal de Marcos Paz", advirtió Stara.

Por José Maggi
El Colectivo de ex Presos Políticos y Sobrevivientes de Rosario y la Asamblea por los Derechos Humanos denunciaron ante la justicia federal que el represor José Carlos Scortechini, condenado a diez años por delitos de humanidad, estaría violando su detención domiciliaria. Según la denuncia "el represor estaría viviendo en calle Viamonte 2845 cuando el domicilio que declaró ante la justicia es el de Saavedra 2661". Informado de la presunta violación, el fiscal de la causa Feced, Gonzalo Stara advirtió que "de ser comprobado el incumplimiento, la prisión domiciliaria de Scortechini podría ser revocada, y el genocida convicto remitido al Penal de Marcos Paz".

La presunta violación fue informada al fiscal por la presidenta de APDH Rosario, Norma Ríos, y por Mónica Garbuglia, del Colectivo de Ex Presos Políticos, quienes manifestaron que el represor fue visto al menos en dos oportunidades en un domicilio distinto al que el tribunal ordenó como lugar de cumplimiento de su pena, basándose en una dolencia de salud aducida por Scortechini.

Stara se comunicó con el TOF II ha fines de informar a los magistrados, solicitando se corrobore en forma inmediata la situación de Scortechini. El Tribunal así lo hizo, comprobando que, en el transcurso del viernes por la tarde el represor era trasladado por personal de Gendarmería Nacional para realizar un control médico.

Consultado el fiscal, manifestó: "Al momento de comunicarme con el Tribunal, el condenado se encontraba a disposición de los magistrados. Restaría comprobar el incumplimiento denunciado. De ser así, estaríamos ante la confirmación de que no correspondía hacer lugar a la prisión domiciliaria, cual fuera la posición de este Ministerio Público, que apeló la resolución del TOF II, por lo cual debería resolver la cuestión la Cámara Nacional de Casación Penal."

Sin embargo, desde el Colectivo de ex Presos, Garbuglia y Luis Megías, ratificaron su denuncia a través de un comunicado en el que recuerdan que "Scortechini fue condenado a diez años de prisión efectiva, en cárcel común pero debido a una afección de páncreas se le concedió prisión domiciliaria en Saavedra 2661 de Rosario. Averiguamos dónde debería encontrarse y se nos informó que en calle Saavedra 2661 de Rosario. Entonces nos preguntamos: ¿Quién y cómo se controla la efectividad de la prisión de los represores?, ¿Por qué esto no se cumple? ¿Quienes son los responsables de las verificaciones?, ¿Cuáles son las funciones que deben seguir desde el TOF que no se realizan después de las sentencias?", se preguntaba el Colectivo en su texto de prensa. "Porque nos resulta altamente preocupante que esto ocurra y consideramos un atropello al fallo de la Justicia que no se cumpla con lo que ella misma impone a través de sus jueces competentes, hacemos conocer este hecho ante los organismos de DD.HH. y ante la prensa"

No es la primera vez que la detención domiciliaria de Scortechini provoca polémica: en los primeros días de marzo de 2011 no pudo ser ubicado en su vivienda en dos oportunidades por el Patronato de Liberados, el órgano provincial encargado del control de la detención. Luego que la Fiscalía y los organismos advirtieran que el represor podría haberse fugado, el ex policía del Servicio de Informaciones fue localizado en su casa. El argumento que dio fue que no escuchó el timbre por un corte de luz cuando llegaron a constatar que estaba allí. La "ausencia" de "Archie", se explicó días después cuando se conoció que había sido beneficiado con un permiso judicial para oficiar de instructor de vuelo en la academia Flying Time, que funciona en cercanías del Aeropuerto de Fisherton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada